NINOS
youth ministry
Lo que está encerrado en el corazón de un niño, como tiernos pétalos de un capullo florece, después en los hábitos y las obras de los hombres; el amor de Dios no se apartara de ellos.

Durante muchísimos años hemos entregado la educación de nuestros hijos en manos de los maestros en las escuelas y pareciera ser lo mas coherente; sin embargo quienes trabajamos con niños sabemos que mientras mas pequeños reciban las instrucciónes, estas serán fundamentales en la toma de decisiones futuras. De hecho la biblia nos enseña y dice:“Instruye al niño en su camino, y aún cuando fuere viejo no se apartará de él. PROVERBIOS 22:6” nos da a conocer lo fundamental que es enseñarles en los primeros años de vida, los principios bíblicos que regirán su estilo de vida.

Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrara en él. MARCOS 10:14,15

Es NECESARIO conversar personalmente con cada niño que manifiesta el deseo de entregar su vida a Jesús, para asegurar que el niño realmente entienda lo que está haciendo, y lo haga por voluntad propia.

Juan 16:8,11 "Y cuando él venga (el Espíritu Santo), convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado." Un ingrediente esencial de la conversión es la convicción del pecado. Un niño que no está convencido de su propio pecado y de su necesidad de perdón, no está listo para convertirse. (¡Lo mismo se aplica a los adultos!) - Para esto también, no hay límite de edad, porque es la obra del Espíritu Santo y no depende de las capacidades intelectuales o psicológicas del niño. Existen niños de cuatro años que son más conscientes de su pecado que muchos adultos. Si un niño se convierte a raíz de esta obra del Espíritu Santo en él, su conversión es igualmente real y duradera como la de un adulto.

El mandato de interceder por los niños "Levántate, da voces en la noche, al comenzar las vigilias; Derrama como agua tu corazón ante la presencia del Señor; Alza tus manos a él implorando la vida de tus pequeñitos, Que desfallecen de hambre en las entradas de todas las calles." Los niños son generalmente los más débiles de la sociedad. Por tanto son los que necesitan más protección, tanto en lo material como en lo espiritual. Con nuestra intercesión levantamos un muro de protección espiritual alrededor de ellos. LAMENTACIONES 2:19

El propósito de Dios en la vida de un niño "Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. - Y yo dije: ¡Ah! ¡Ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. - Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande." El llamado de Dios para Jeremías estaba determinado antes de su nacimiento, y empezó a manifestarse muy temprano en su vida. JEREMIAS 1:5,7

Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas." Para cada persona, Dios tiene un propósito establecido aun antes del nacimiento. Esto significa que cada niño en este mismo momento ya tiene sobre su vida un llamado único y personal de parte de Dios. Pero, ¿hasta qué punto se cumplirá este llamado en la vida de este niño? La respuesta depende en gran medida de nosotros quienes les enseñamos. SALMOS 139:14,17