EN QUIEN CREEMOS

La Trinidad


Creemos en el único y verdadero Dios, Eterno, Omnipotente, Omnisciente, Omnipresente e Inmutable. Creador del cielo y de la tierra y todo lo que en ellos hay. En la unidad de la Trinidad hay tres personas iguales en todo atributo y perfección divina; que ejecutan distintas funciones pero en armonía, para la gran obra de la redención. Se ha revelado a nosotros como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Referencias Bíblicas: I San Juan 5:7; II Corintios 13:14; Génesis 1:26; I Timoteo 1:17.

Dios Padre: reina sobre todo su universo con cuidado providencial. El es todopoderoso, todo amante, todo conocedor y todo sabio. El es paternal en actitud para con los hombres, pero es Padre en realidad para con aquellos que han llegado a ser hijos de Dios por medio de Jesucristo quien los entregará en manos del Padre. Referencias Bíblicas: Isaías 43:10 Isaías 44:8; San Juan 3:16.

Dios Hijo: Creemos que el Señor Jesucristo, el Hijo eterno de Dios, se hizo hombre sin dejar de ser Dios, habiendo sido concebido por el Espíritu Santo, a fin de poder revelar a Dios y redimir al hombre pecador. Esta redención la llevó a cabo al entregarse a sí mismo como un sacrificio sin pecado y expiatorio en la cruz, satisfaciendo así el justo juicio de Dios contra el pecado. Tras de comprobar la realización de esa redención, justificación por su resurrección corporal de la tumba. Ascendió a la diestra de Dios Padre donde intercede a favor de aquellos que confían en Él. Referencias Bíblicas: Filipenses 2:6-11; San Mateo 1:23; I Timoteo 2:5; Efesios 2:18.

Dios Espíritu Santo: La tercera persona de la Trinidad, co-existente igual al Padre. Enviado por el Padre, a través del Hijo, para redargüir al mundo de pecado y preparar a la Novia de Cristo. (nosotros su iglesia). Referencias Bíblicas: San Juan 3:3-8; 14:16-17; 16:7-11; 1 Corintios 12:7-11, 13; Efesios 4:30; 5:18.


Las Escrituras


Creemos que la Biblia es la Palabra inspirada de Dios, y aceptamos la misma como la única guía infalible y regla de nuestra fe y práctica. Referencias Bíblicas: San Mateo 24:35; Salmos 119:89; II Timoteo 3:16-17; II Timoteo 2:15; II Pedro 1:19-21.


El Infierno


Creemos que el infierno es un lugar de tinieblas, penas profundas, remordimiento y amargura, preparado por Dios para el demonio y sus ángeles, y que allí en el lago de fuego y azufre serán arrojados los incrédulos, los abominables, los asesinos, los idólatras, y todos los mentirosos y aquellos que han rechazado el amor de Jesús, y cuyos nombres no se hallan escritos en el Libro de la Vida. Referencias Bíblicas: Apocalipsis 20:10; Apocalipsis 21:7-8; Apocalipsis 14:9-11; San Mateo 25:41; San Marcos 9:43-44


El Diablo - Satanás


Creemos que Satanás es nuestro enemigo, autor del pecado y la razón de la caída del hombre. El está destinado a juicio de un castigo eterno en el lago de fuego. Referencias Bíblicas: San Mateo 4:1-10; Hechos 5:3; Apocalipsis 20:10.


Juicio Final


Creemos en el juicio final para los incredulos en el gran Trono Blanco, cuando todos los muertos serán resucitados para comparecer delante de Dios para recibir su recompensa segun hallan obrado en esta tierra. Referencias Bíblicas: San Mateo 13:41-43; Apocalipsis 20:11-15.


La Salvación


Creemos que la salvación es un don de la gracia de Dios. No puede ser comprada ni hecha segura por obras meritorias, sino que es otorgada gratuitamente a todos los que ponen su fe en la obra consumada por Jesucristo en la cruz del Calvario. Todos los que aceptan a Jesucristo como Señor y Salvador, son perdonados de sus pecados y nacidos de nuevo en la familia de Dios por la obra regeneradora del Espíritu Santo. Referencias Bíblicas: San Juan 1:12; Hechos 16:30-33; Romanos 10:9-13; Efesios 1:7; 2:8-9.


Evangelismo


Creemos que por cuanto las condiciones actuales anuncian el regreso de Cristo, nosotros sus hijos redimidos debemos poner adelante nuestros esfuerzos para la proclamación del Evangelio en todo el mundo. La salvación de las almas es la principal misión de la iglesia evangelica en esta tierra. Hasta el regreso de Cristo el privilegio y deber del creyente es buscar el cumplimiento de la Gran Comisión y ministrar en su nombre a un mundo necesitado. Debemos ser instrumentos de Jesucristo a medida que el Espíritu Santo ministra redención y reconciliación a cualquiera que se lo permita. Referencias Bíblicas: II Timoteo 4:1-2; Efesios 5:16; Proverbios 11:30; Ezequiel 3:17-18; San Juan 4:35-37.


Misiones


Creemos que la gran comisión de nuestro Señor Jesucristo de llevar el evangelio al mundo entero es literal, imperativo y de rigor hoy día y que es el supremo privilegio y deber de la iglesia del Señor Jesucristo dar énfasis al asunto de Misiones Mundiales. Además, creemos que la vida misma y la fuerza de la iglesia depende de su sacrificio para el sostenimiento del Programa Misionero Mundial.

Referencias Bíblicas: San Mateo 9:38; San Marcos 16:15; Apocalipsis 5:9; Romanos 10:13-15; Santiago 5:20; Salmos 2:8.